Para muchos, nos es difícil separar las finanzas personales a las de nuestro negocio ya que sentimos que están íntimamente ligadas, lo cual es relativamente cierto pero no significa que sea correcto.

Si bien nuestro ingreso proviene (en muchos casos) directamente de lo que produce nuestro negocio, es importante que planeemos cuidadosamente en que y como lo gastaremos, manejar una tarjeta de crédito no es tan mala idea ya que puedes realizar comprar sin intereses en muchos artículos pero es necesario analizar detenidamente cual es la mejor opción para no terminar endeudado con un banco.

Te presentamos unos buenos tips sobre cómo manejar tus finanzas personales.

Crea un presupuesto

Y no solo créalo, tenlo PRESENTE. El presupuesto que realices será tu guía sobre la cantidad de dinero que debes de producir para mantener tu estilo de vida y deberá estar elaborado en base a tus ingresos , La mejor forma para realizar tu presupuesto está basada en una simple regla que nos dice que  el 50%  de tu dinero va hacia las necesidades, 30%  para gastos personales y el 20% para ahorro. Si el 50% no es suficiente para cubrir tus necesidades tal vez es tiempo de reconsiderar esta categoría.

Compra sabiamente

Si bien destinarás el 30% de tu presupuesto para consentirte, no es una obligación el que lo gastes todo, tal vez en realidad solo necesitas un 15% y puedas destinar lo restante a un fondo de emergencia. Analiza bien lo que quieres comprar, investiga si existen alternativas más económicas y si es algo que realmente te podrá ser útil.

Crea un fondo de emergencia

Probablemente una de las mejores cosas que podrás hacer por ti es mantener un fondo de emergencia que te servirá para cubrir algún gasto no pronosticado. Lo ideal es mantener este fondo en alguna cuenta de banco (en donde puedas disponer de él fácilmente) para que no sientas la tentación de gastarlo. Hay diversas cuentas bancarias que te permiten guardar tu dinero al menor costo, investiga cual se adapta mejor a tus necesidades.

¿Qué hacer con el dinero extra?

Todos los negocios tienen sus temporadas altas por lo que es común que ciertas épocas del año recibas más ingresos de lo normal. Si bien es muy tentador gastar todo ese dinero extra, nuestra recomendación es que consideres ahorrar aunque sea el 30%, o bien puedes destinarlo a gastos preventivos como el mantenimiento de tu carro, reparaciones en tu casa y/o negocio o adquirir bienes de alto valor que te servirán por muchos años más (carros, muebles, etc.).

Existen muchos consejos más que abordaremos después  pero estos son los primordiales para empezar a tomar el control sobre tus finanzas personales e ir por un buen camino, recuerda que lo importante es separar las finanzas personales de las de tu negocio.

¿Manejas algún tipo de presupuesto personal?