Es común que al iniciar el nuevo año se necesite depurar ciertas cuentas, particularmente las cuentas por cobrar. Esto además de disminuir el importe de ingresos acumulables en el ejercicio fiscal ( menos impuestos sobre la renta en ciertos casos) , nos ayuda a empezar con una verdadera cartera de los clientes que te deben dinero por conceptos de bienes vendidos o servicios prestados.

Como bien sabemos la cuenta por cobrar es la forma más líquida de capitalizar a la empresa. Y hacer que el flujo de efectivo adquiera tinta azul o negra para generar resultados  positivos.

Para esto hay varias formas de ajustar tus números de forma práctica y tu contador dependiendo el caso que requiera tu organización, es la persona calificada para decirte cómo.

Posibles soluciones:

  • Confirmación de saldos, compartiendo estado de cuenta con el cliente.
  • Hacer notas de crédito
  • Crear una cuenta incobrable para ir traspando saldos de los que NO se tenga una certeza de cobro.
  • Algunos cancelan facturas, creemos que esta NO es una buena opción.

Todas estas funciones son muy sencillas y aportan gran valor a tu empresa, apóyate en nosotros y con gusto encontramos la solución que mejor trabaje para ti. Nuestro equipo apoyará a tu equipo directo o bien al contador o despacho contable con el cual colabores.