La procrastinación (del latín: pro, adelante, y crastinus, referente al futuro), postergación o posposición, es la acción o hábito de postergar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras situaciones más irrelevantes y agradables.

Habiendo explicado esto, casi todos somos culpables de Facebookear en el trabajo (he visto gente que a pesar de no tener Facebook aún lo hacen), otros más pierden un par de horas en YouTube y que decir de la nueva ola de Pinterest que tiene a la gente viendo y pineando imágenes por muchos minutos.

¿Pero qué tan loco suena que todas estas actividades en realidad nos podrían hacer más productivos?

Como todo en la vida estas actividades se deben de hacer con medida ya que pasar 6 de tus 8 horas laborales en las redes sociales no hará absolutamente nada por tu trabajo. Si aún no nos crees, ¡no te preocupes! La Universidad de Stanford a través de la facultad de Filosofía estudio este fenómeno y llegó a la conclusión de que existe una forma positiva de procrastinar la cual está basada en programar tus periodos para procrastinar y hacer actividades que te despejen la mente pero que también sean fáciles de dejar.

La Universidad de Illinois realizó una investigación similar y encontró que para los humanos es muy difícil concentrarse en una sola tarea por una cantidad excesiva de tiempo y que lo mejor que se puede hacer es apartarse de esa actividad de vez en cuando para despejar tu mente. No solo terminaras más relajado de tus actividades sino que cuando regreses a tu actividad tendrás una perspectiva más clara y podrás tomar mejores decisiones. Cada cuanto debes de tomar cierto break depende de cada quien pero la clave de todo es no excederse en el tiempo y la cantidad de breaks.

Un ejemplo de cómo esta metodología es adoptada por las empresas es  Google quienes fueron  de las primeras empresas en ofrecer este tipo de extras a sus trabajadores y les ha funcionado muy bien ya que todas sus oficinas alrededor del mundo manejan esta temática.

Al final de cuentas no se trata exactamente sobre perder el tiempo, existe una línea muy delgada entre tomarse un pequeño y efectivo descanso y dejar de trabajar meramente por flojera. Debemos de ser muy responsables con nuestro tiempo y estar conscientes que al final del día se esperan resultados por parte de nosotros y es nuestra obligación realizar todas nuestras actividades diarias.

Así que la clave para ser una persona productiva puede estar en tomarse unos descansos y ver algunos videos en YouTube por algunos minutos pero regresar inmediatamente a nuestro trabajo después de ese descanso, cabe mencionar que tal vez este método sea muy difícil de controlar para algunas personas así que realízalo bajo tu precaución

¿Qué tanto tiempo te dedicas a procrastinar?