El 90% de los negocios en México son administrados y trabajados por miembros de una familia, es algo normal dentro de las Pymes ya que representa una forma de controlar un poco más los gastos dentro de las mismas  y es una forma de ahorrar.

Pero el tener un negocio familiar implica todo un conjunto de reglas que rara vez se aplican lo cual puede generar conflictos en el trabajo que pudieran trascender al ambiente familiar en casa  provocando experiencias poco placenteras para los miembros de la familia.

Es importante considerar aspectos como los siguientes:

Plantea objetivos y metas

No podemos solo abrir nuestro negocio y esperar que crezca por sí solo, debemos de visualizar en donde nos queremos ver en unos años, este ejercicio debe de realizarse en familia para que todos estén en el mismo canal sobre el futuro del negocio.

Definir roles y actividades

Es vital que cada miembro que participe en el negocio tenga bien claro cuáles son sus actividades diarias y los objetivos que debe de cumplir. Es fácil que se pierda esta estructura así que es necesario que también exista una jerarquía dentro del negocio para llevar un mejor control sobre los miembros de la familia y monitorear que se estén cumpliendo las metas.

Flexibilidad controlada

Que sea un negocio familiar da un poco más de flexibilidad para los empleados de pedir permisos como salir temprano o unos días libres. Pero esto no significa que se deba de abusar, crear un sistema sobre cómo se manejan los permisos (y cuantos se pueden pedir) es una forma sana de controlar este aspecto.

Una decisión de todos

Si bien es normal que las decisiones recaigan sobre el padre o madre de familia una forma muy efectiva y que permite la participación de todos es hacer un pequeño comité en el cual se discutan problemas y soluciones para el negocio. Incluir el punto de vista de los demás miembros de la familia permitirá que se vean todos los puntos de vista y como resultado se tendrán mejores decisiones para el negocio.

Pinta tu línea

En todas las empresas, sean grandes o pequeñas se producen conflictos. La diferencia con los negocios familiares es que estos conflictos pueden trascender al hogar lo cual no es recomendable para una convivencia sana. Todos los negocios cuentan con un horario por lo cual debe de quedar claro que los problemas que surjan en ese lapso bajo ningún motivo deben de trasladarse al hogar.

Resuelve los problemas

Resolver los problemas por medio de un intermediario es una buena forma de poner el tema en contexto y buscar la mejor solución que beneficiara a ambas partes.

Un negocio familiar es todo un compromiso para todas las personas que lo trabajan por lo cual es importante considerar tips como los que te acabamos de dar para que la convivencia sea pacífica y el tiempo que se invierta en el negocio sea el más productivo posible, al final de cuentas es un patrimonio para las futuras generaciones de la familia por lo que es importante cuidarlo.

¿Eres dueño o planeas abrir un negocio familiar?